estalaprobariaenblancoynegro.jpg

En el pueblo había que dormir la siesta, pero yo prefería leer. Eso me calmaba.

Cuando con la lectura no me bastó, empecé a escribir mis propias historias.